Cómo madrugar

Creo que llevo más de 6 años levantándome de la cama antes de las 6 A.M… más tiempo de lo que recuerdo, la verdad. Nunca me ha costado madrugar.

Madrugar antes de ir al trabajo me permite hacer cosas que luego no me va a dar tiempo a llevar a cabo lo largo del día. Aunque pueda parecer más cansado, creo que me permite estar menos estresado en la parte final del día… básicamente, porque siento que ya he hecho parte de lo que necesitaba hacer (valga la redundancia). Además, quitarme algunas tareas tan pronto, también me permite poder invertir mi tiempo de la tarde noche en otro tipo de cosas: deporte, tomar una cerveza con amigos, etc.

Puedes utilizar ese preciado tiempo antes de ir a trabajar o a estudiar para desarrollar una de las pasiones que últimamente tienes descuidadas: leer, pensar o desarrollar en un nuevo proyecto, hace deporte… Seguro que tienes algo en la cabeza desde hace tiempo y nunca sacas tiempo para comenzar con ello, ¿verdad?

En este punto, lo más importante es la motivación. Antes de pensar en el ‘cómo’, me refiero a que hacer para madrugar y poder mantener ese hábito en el tiempo, la clave es pensar y entender por qué quieres madrugar.

¿Cuales son los beneficios de madrugar?

¿Cuál es tu motivación?

¿Qué objetivos buscas cumplir madrugando un par de horas?

Si ya tienes claro cuál es tu motivación, qué quieres conseguir invirtiendo parte de ese tiempo, lo ideal es hacer una pequeña lista de qué sub-tareas harás la mañana siguiente. Si tu objetivo es levantarte antes para hacer deporte, podrías empezar por una pequeña lista de este tipo:

  1.  Correr 20 min
  2.  Hacer 15 flexiones
  3.  Hacer 20 abdominales
  4.  Estirar
  5.  Levantar los brazos al aire y pegar unos cuantos saltos como si fueras Rocky

Con esto en mente, tu motivación y las tareas que quieres realizar al día siguiente, estoy seguro que disminuirá ese deseo de remolonear en la cama la próxima vez que te suene el despertador.

Aquí, algunos trucos o consejos para que la tarea de madrugar no sea tan terrible:

Como madrugar: 6 consejos para no morir en el intento

Si tienes la sensación que madrugar es más complicado que cualquier aventura de Ethan Hunt en Misión Imposible, aquí van algunos consejos:

  1. Revisa tu lista personal de tareas antes de ir a dormir. Seguro que te motiva a levantarte con más energía cuándo suene le despertador.
  2. No te pongas 4 alarmas… tu y yo sabemos que nunca te funciona.
  3. No te hagas el remolón cuándo suene el despertador. Ni lo pienses… levántate y listo. Cuánto más alargues ese momento, más complicado será salir de la cama.
  4. Si el consejo 1 y 2 no te funcionan, deja el teléfono móvil o despertador en un lugar que no puedas alcanzar, si no es levantándote de la cama.
  5. Pon un vaso de agua junto al teléfono o despertador, y bébetelo nada mas despertar. Yo no lo necesito, pero hay personas que después de beber un vaso de agua nada más levantarse les funciona para quitar un poco de sueño y espabilarse.
  6. Acostumbra a tu cuerpo a levantarte siempre a la misma hora e intenta meterte a la cama cuándo realmente estés cansado.

Y a la pregunta de… ¿cuántas horas debería dormir? Todo el mundo dice que entre 7 y 8 horas, pero hay personas que necesita un poco más… otras un poco menos. Si empiezas a madrugar, intenta controlar que descansas bien. Una cosa es tener un poco de sueño al día siguiente y otra es estar roto después de madrugar 3 días.

Y ahora vosotros… ¿cuáles son vuestros trucos para madrugar?

¡Únete a la newsletter!

Recibe en tu correo un poco de minimalismo y otras cosas interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *