Minimalismo y gestión de contraseñas

¿Habéis contado alguna vez el número de contraseñas que utilizáis habitualmente? Asumiendo que deberíais utilizar una contraseña diferente para cada ‘cosa’ que lo requiere, podríamos hablar de decenas, ¿no?

La contraseña para conectarnos a la wi-fi, el correo electrónicoservicios y aplicaciones web (Netflix, HBO, Filmin…), webs de viajes (Iberia, Vueling…), tu blog personal, redes sociales, tiendas online, banca online, tarjetas de crédito, … !!!

Muchas, muchas contraseñas.

Además, estoy seguro que muchos de vosotros repetís la misma contraseña en casi todos los sitios (cosa muy poco recomendable) y que además es una clave ‘sencillota’. ¿me equivoco?

Además de inseguro, ¿no os parece poco minimalista y poco eficiente?

Si alguna vez habéis pensado en cómo gestionar todas vuestras claves o contraseñas,  o si estas simples líneas que acabáis de leer os han hecho repensar que tal vez vuestra vida online no esté del todo a salvoos aconsejo que os planteéis utilizar un gestor de contraseñas.

Gestores de contraseñas y minimalismo

¿Por qué debo utilizar un gestor de contraseñas?

Los gestores de contraseñas pueden acabar con los problemas más comunes entre los mortales:

  • La falta de robustez a la hora de seleccionar una contraseña.
  • Poder utilizar una contraseña diferente para cada ‘cosa’ y no tener que memorizarlas.
  • Evitar que se te olviden las contraseñas.
  • Poder acceder a cualquiera de ellas de forma segura.

Y todo esto, simplificando el asunto a lo minimalista ya que únicamente necesitaréis una contraseña maestra para poder acceder al resto de contraseñas.

¿Pero qué son los gestores de contraseñas?

Los gestores de contraseñas se tratan de servicios gratuitos o de pago, que además de almacenar vuestras contraseñas, también nos enseñan a cuidarlas y gestionarlas.

Por norma general, estos servicios nos permitirán guardar contraseñas para utilizarlas siempre que queramos, con el objetivo de cumplir el consejo de que en cada servicio tenga una contraseña diferente y robusta.

Los gestores de contraseñas también suele incluir un sistema con el que crear contraseñas robustas y de forma automática y aleatoria.

Resumiendo:

  1. Para acceder al gestor de contraseñas, únicamente necesitarás una sola contraseña maestra. Eso si, tiene que ser lo más complicada, segura y robusta posible.
  2. Con esa contraseña maestra podrás acceder al gestor de contraseñas, que a su vez guardará de forma segura el resto de contraseñas diferentes de cada uno de los servicios que utilices.
  3. Además, una vez dentro del gestor de contraseñas, cada vez que accedas a uno de los aplicaciones, servicios o webs en los que necesites una clave, la aplicación te indicará de forma automática la clave necesaria para entrar. Siempre, utilizando la clave maestra y sin necesidad de acordarte de cada una de las diferentes contraseñas que están almacenadas

Fácil, ¿verdad?

Gestor de contraseñas - Lastpass

¿Qué gestor de contraseñas recomiendas?

En el mercado hay un montón de gestores de contraseñas disponibles: 1Password, LastPass, Keepass, Dashlane, Enpass

Yo he utilizado los tres primeros y, por ahora, me quedo con LastPass… aunque 1Password también está genial, sobre todo si utilizas Mac.

LastPass es bastante sencillo de utilizar y la versión gratuita ofrece todo lo necesario para almacenar y gestionar correctamente las contraseñas. Además, todo funciona a través del navegador web o App para el teléfono móvil, así que se integra perfectamente en cualquier entorno de trabajo.

Consejos para crear contraseñas seguras

Como os decía antes, los gestores de contraseñas tienen su propio creador de contraseñas aleatorias, robustas y seguras. No obstante, si os da perece utilizar estos gestores (¡venga!¡animaros!), podéis seguir los siguientes consejos para crear contraseñas seguras:

Ojo, si te preguntas qué es una contraseña segura…  tunombreyapellido no lo esMás bien sería algo como Raldje937enf·$E%!CXñd.

  1. Intenta utilizar contraseñas largas (12 caracteres está bien) y que no sean ‘comunes’ (abretesesamo es común).
  2. No utilices datos personales como tu nombre, apellido, fecha de nacimiento, lugar donde vives, etc.
  3. Mezcla símbolos, números, y letras mayúsculas y minúsculas.
  4. Usa contraseñas diferentes para cada servicio.
  5. Cambia cada cierto tiempo las contraseñas.

¿Cómo lo véis? ¿Os animáis a utilizar un gesto de contraseñas?

 

 

 

¡Únete a la newsletter!

Recibe en tu correo un poco de minimalismo y otras cosas interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *