Guía de Minimalismo - el teléfono móvil

El teléfono móvil es un arma de ‘distracción masiva‘ en toda regla… tanto el trabajo, como en nuestra vida diaria. Eso lo saben hasta los chinos.

En su momento, no recuerdo dónde lo leí (tengo que mejorar mi sistema de tomar notas), un estudio realizado en Alemania desveló que los empleados a los que se les quitaba el teléfono móvil aumentaban su rendimiento en un 26%.

Brutal, ¿no?.

Así pues, parece que todo el mundo tiene claro que el teléfono puede ser un problema a nivel de eficiencia cuándo queremos hacer una tarea en el trabajo o en nuestro día a día, ¿no?.

La siguiente preguntas es… ¿qué podemos hacer para minimizar las distracciones que llegan a través de nuestro móvil? Y… ¿cómo podemos aplicar todo esto del minimalismo en esta situación para mejorar nuestra concentración y productividad?

He hecho un poco de memoria y he recopilado las cosas que yo he ido aplicando en los últimos meses, y otras que hacía de forma natural y que he notado que podrían cuadrar en un modo de vida minimalista.

Aquí, varios trucos para utilizar tu teléfono móvil de forma más eficiente y evitar perder el tiempo lo menos posible:

Trucos para utilizar tu móvil de forma minimalista

1. Desactivar las notificaciones

Desactivar las notificaciones de Apps como Whatsapp, Twitter, Instagram o el correo electrónico te permitirá concentrarte mucho más en lo que estás haciendo en cada momento. El bombardeo de notificaciones es incensante y, por norma general, no pasa nada por contestar a un correo o mensaje de texto cuándo tu quieres… no cuándo el teléfono o tu colega de turno quiere.

2. Eliminar tu suscripción a newsletters absurdas

 

El minimalismo también se puede enfocar a la sobre-información que nos inunda. Y es que además de las notificaciones y el incontrolable SPAM, estoy seguro que estás suscrito a varias newsletter que llegan a tu buzón de correo y que acto seguido de recibirlas terminan en la papelera.

Creo que merece la pena invertir un poco en darle al ‘unsuscribe’ de esas newsletters que nunca lees, para terminar con un buzón lo más libre posible de comunicaciónes que no te aportan nada o nunca has solicitado.

Cuándo te suscribes a servicios como Netflix o compras en en un eCommerce como Amazon, los próximos días comenzarás a recibir emails de ofertas o retargeting con los contenidos o productos que ‘más te van a interesar’. Si no has solicitado esta información, aplicate el cuento y elimina tu suscripción a esos correos cuyo objetivo es que compres cosas que no necesitas.

3. Controlar las redes sociales

Las redes sociales mal utilizadas pueden convertirse en un agujero negro donde perderas un buen número de horas a la semana.

No obstante, si sigues a quien realmente puede aportarte algo y eliminas de tu feed o ‘seguidos’ a personas que no cuentan nada interesante, las redes sociales pueden tener su aquel.

Evita seguir a personas solo por el hecho de saber que hacen, cotillearles, etc… solo servirá para perder parte de tu preciado tiempo en algo que no te llevará a nada.

4. Activar el modo avión

El modo avión es la mejor manera de evitar cualquier distracción que venga de tu teléfono movil. Y … si amigos, también podéis activarlo sin necesidad de montaros en un avión : )

5. Eliminar las apps que no utilizas

Esto es lo mismo que pasa con la ropa. Si tienes una camiseta escondida en el último cajón que no te la pones desde que Felipe González todavía le llamaba la atención la pana… puede que sea hora de tirarla, ¿no? (o regalarla).

Lo mismo con las Apps de tu teléfono. Dale un buen repaso a esas aplicaciones que hace meses que no utilizas o que no te aportan nada y desinstálalas. Además de ahorrar en el espacio en tu móvil, ahorrar batería, etc… tu ‘dashboard’ o escritorio quedará más limpio y ordenado.

La verdad es que la gran mayoría de las aplicaciones solo se utilizan en escasas ocasiones, así que… valora y adelante con la limpieza.

6. Agrupar las restantes en pilas o ‘cubos’ para que el escritorio esté más limpio

Una vez hayas terminado con la criba de aplicaciones inútiles, siempre puedes agrupar las restantes en pilas, cubos o carpetas.

Un paso extra para mantener ordenado tu escritorio nunca viene mal.

7. Eliminar contactos que no necesitas

Como decía antes, el teléfono móvil es un sitio donde vas almacenando ‘cosas’ absurdas e inútiles sin darte cuenta. La agenda de contactos de tu smartphone es uno de esos sitios donde la ley brilla por su ausencia.

Estoy seguro que si le das un buen repaso a tu agenda de contactos, encontrarás bastantes personas con las que ya no vas a hablar nunca más: medicos, amigos que ya no son amigos, conocidos, viejos compañeros de trabajo, …

Si no les has llamado en los últimos meses y tampoco has tenido noticias suyas… ¿a qué esperas para eliminar ese contacto?

8. Eliminar imágenes que no valen para nada

Lo mismo que el punto anterior. Desde que el teléfono móvil se ha convertido en la cámara digital más utilizada de el mundo, sacamos una infinidad de fotos absurdas que van apoderándose de tu movil semana tras semana.

 

Por último, deciros que tampoco hay que ser un radical. Si tu trabajo es estar pendiente del correo, si esperas una llamada… no vas a poner el modo avión y olvidarte de todo. Pero si realmente no necesitas algo de todo eso en todo momento, creo que lo mejor es liberarse de todo tipo de distracción absurda.

Lo importante es que nosotros seamos quienes decidamos cuándo prestamos atención al movil, cuándo perder el tiempo con las redes sociales, cuándo contestar un mensaje o un correo electrónico, etc.

Controlar todo esto puede ser una buena manera para controlar tu tiempo y ser más eficiente en las tareas que vayas a desarrollar en el futuro.

¡Ah! Por otro lado, seguro que tus amigos o familiares agradecen que no estés más pendientes del teléfono de lo que ellos te están contando.

Bola Extra

Os quería compartir mi ‘truco’ personal para ordenar mi movil y mantenerlo ‘fino’.

Se que el día a día nos lleva generalmente de culo, pero en mi caso suelo utilizar el tiempo en el avión justo antes de aterrizar (esos 10 minutos que comprenden el aterrizaje y bajarse del avión) para ejecutar el proceso de mantenimiento. Lo mismo en viajes largos en autobús.

Todo esto no es algo que se ‘deba’ hacer diariamente, así que una vez hecho una buena limpieza, luego es cuestión de mantenerlo invirtiendo algunos minutos cuándo mejor nos venga.

¿Cuál es tu momento?

¡Únete a la newsletter!

Recibe en tu correo un poco de minimalismo y otras cosas interesantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *